La importancia del riesgo político.

Riesgo-político

La importancia del riesgo político.

 

12 de enero de 2017, el Presidente turco Recep Tayyip Erdogan declara que la economía turca está sufriendo un ataque terrorista. Durante el último año Turquía ha sufrido una oleada de atentados terroristas, más de una treintena, ligados tanto a la organización del Estado Islámico como a los militantes kurdos; ha soportado las sanciones rusas derivadas del derribo de un avión ruso en Siria a principios de 2016 y un golpe de Estado en julio. Las tensiones internas y externas del país han provocado la caída de las ventas de productos agrícolas a Rusia y unas duras pérdidas para el sector turístico tras los atentados en aeropuertos y zonas turísticas.

Si a eso le sumamos el proceso político en el que está inmersa Turquía, con una reforma constitucional que tiene como objetivo cambiar el sistema parlamentario por uno presidencial solidificando el poder de Erdogan, el resultado es la dificultad para atraer inversiones y turismo.

En este escenario los acontecimientos políticos internos y externos suponen un determinante clave para el desarrollo económico, la inversión, la confianza de los consumidores y también la confianza internacional en el país. Todos esos condicionantes de las inversiones relacionados con el entorno geopolítico internacional y nacional pueden ser englobados dentro de lo que conocemos como el riesgo político.

Si tomamos al Informe sobre riesgos globales que elabora cada año el Foro Económico Mundial, se puede observar claramente como muchos de esos riesgos tienen un impacto directo en las decisiones que puedan tomar las empresas respecto a sus estrategias de inversión.

Ya sea la existencia de conflictos intraestatales (como en el caso de Myanmar), el colapso de la autoridad estatal (caso de Somalia), ataques terroristas (caso antes analizado de Turquía), golpes de Estado, crisis de deuda (Grecia), crisis bancarias (Eurozona), desplazamiento masivo de seres humanos por diversas causas, inestabilidad o fragmentación política (Italia), cambios políticos radicales (Brexit), los efectos del cambio climáticos, etc. Todos estos acontecimientos tienen en común provocar la huída o repeler a los inversores internacionales dificultando enormemente la atracción de capital extranjero y el desarrollo normal de las actividades económicas por parte de los consumidores y empresarios nacionales.

 

¿Por qué es importante?

 

Entender el ambiente político de un país, de la región y en general del sistema internacional se impone como un paso previo, necesario y vital a la hora de decidir invertir en dicho país. Estar al corriente de los acontecimientos, entender sus causas y consecuencias se convierte en una operación crítica para determinar la viabilidad de una inversión y para conocer cómo van estos a afectar a las inversiones ya realizadas.

Comprender cuáles son las posibles amenazas, factores de inestabilidad o riesgos a los que se enfrenta un país es clave no sólo para decidir si llevar adelante un proyecto de inversión sino también para poder diseñar una estrategia efectiva para gestionar cualquier eventualidad o acontecimiento que ponga en peligro el proceso de inversión.

El riesgo político se está convirtiendo en un elemento imprescindible en la actualidad al ser los riesgos cada vez más diversos y complejos y fruto de ello es la creación de instituciones internacionales y nacionales y de empresas privadas destinadas a la protección de las inversiones extranjeras; los acontecimientos que se han vivido en los últimos meses no han hecho sino acentuar la incertidumbre a lo largo y ancho del mundo. Además este año 2017 puede seguir dándonos más sorpresas, más inestabilidad, más incertidumbre, mayor descomposición de la gobernanza global y nuevos factores de inseguridad, así como vaivenes políticos inesperados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *